Make your own free website on Tripod.com

Introducción

El sol de Au de Faraday

Michael Faraday se encontraba un día tratando de preparar películas muy delgadas de Au, para lo cual trató la siguiente reacción:
AuCl3(aq) + P0 ----> Au0

lo cual resultó en una solución rojo rubí. Como no sabía qué había obtenido, sometió el líquido a diversas pruebas. Al verlo a contraluz percibió una opacidad azulosa, al añadir sales alcanzó un punto en el cual el color rubí cambiaba a azul y producía un precipitado; finalmente, al preparar la solución rubí en presencia de gelatina, encontró que la cantidad de sal que producía el cambio a azul ahora era insuficiente. En parte gracias a estos resultados, concluyó (correctamente) que se había producido Au0muy finamente dividido, lo cual también es una indicación del genio químico de Faraday. En términos modernos, diríamos que Faraday produjo un sol de Au. Los resultados de Faraday ilustran varias de las más importantes propiedades de los coloides:

Los soles de Au de Faraday son muy estables: todavía es posible ver algunos de ellos en existencia en el Museo Británico.

Hay que mencionar que, por extraño que parezca, Faraday no estudió el efecto de una corriente eléctrica sobre su sol de Au rojo. Podemos entenderlo recordando que los experimentos eléctricos de Faraday no comenzarían sino hasta algunos años después.

Base molecular de la formación de coloides

La agregación de moléculas para formar partículas de tamaño coloidal obedece a las mismas fuerzas intermoleculares descritas anteriormente en el tema Base molecular de las propiedades de una superficie. Desafortunadamente, no es posible enunciar de modo general cuáles son las fuerzas responsables de la agregación: en el caso de coloides inorgánicos, las fuerzas electrostáticas tienden a predominar; mientras que con coloides orgánicos, tales como las micelas de los detergentes, las fuerzas de van der Waals y el efecto hidrofóbico de las cadenas hidrocarbonadas son más determinantes.

Para que un coloide exista como tal, debe existir una fuerza de repulsión que mantenga a las partículas que lo forman alejadas unas de otras, de otro modo terminarían por formar una dispersión gruesa que precipitaría. En general, la fuerza repulsiva es de índole electrostática: prácticamente todos los coloides tienen una capa de iones adsorbidos sobre la superficie de la partícula (conocida como la doble capa eléctrica) la cual pone una barrera a la agregación por la repulsión electrostática de las capas de iones. 


Tema siguiente
Tema anterior
Vuelta al temario

Ultima actualización de esta página: 22 de septiembre de 1999

Encargado de la página: Dr. Víctor Manuel Rosas García.
e-mail:vrosas@ccr.dsi.uanl.mx
Facultad de Ciencias Químicas
Universidad Autónoma de Nuevo León
San Nicolás de los Garza, NL, México.